Volver

Entrevista

por Maribel Martínez en Muzikalia

El último trabajo de Sigur Ros, (), ha sido una de las grandes sorpresas del año. Se niegan a inscribirse dentro de ninguna etiqueta. Lo suyo es dejarse llevar, y regalarnos melodías preciosas que no dejan indiferentes a nadie, tanto para bien como para mal. Tres semanas antes de venir a presentar en directo los temas de (), Georg Hólm, bajista de la banda, habló con nosotros. Vuestro último disco, (), ha sido considerado como uno de los mejores del 2002. ¿Os esperabais algo así? La verdad es que ninguno de nosotros podía esperar nada así. De hecho, preferíamos no esperar nada para no acabar decepcionados. Después del éxito de Agaetis Byrjun, ¿os sentíais obligados tanto por vuestro público como por la prensa para hacer otro buen disco? No sentimos este tipo de presión, porque nosotros siempre intentamos hacer muy buenos discos, tanto para satisfacernos nosotros mismos como satisfacer a nuestros fans. La verdad es que no nos importa mucho lo que diga la prensa. Siempre intentamos superar nuestros trabajos anteriores. No te voy a preguntar que me describas vuestra música, porque sé que no os gusta hacerlo, pero sí me gustaría preguntaros qué intentáis transmitir con vuestra música. No creo que la gente deba tomar de nuestra música nada en concreto, cada uno debe experimentar nuestra música por su cuenta. No intentamos decir a la gente como experimentar o interpretar nuestra música, sino que cada uno debe hacerlo a su manera. Ésta es la principal característica de nuestra música. Es una manera de involucrar a la gente mucho más en nuestra música. ¿Por qué decidisteis no titular ni vuestro último álbum ni sus canciones? Pues por la misma razón que te comentaba antes, para que cada uno experimentara la música a su manera. La mejor manera era no darles pistas. Ha sido como un experimento para ver como reaccionaba la gente ante la música. Cuando escribimos música, no nos importa nada más. Pero resulta muy sorprendente el tratamiento que tenemos por parte de algunos medios de comunicación. Hablan de todo menos de nuestra música, que es lo principal. Incluso el libreto que acompaña el cd está en blanco. ¿Se puede considerar todo este trabajo como una obra de arte integral, tanto por la forma como por el fondo? Sí, podría ser. Para nosotros es una manera de concentrar todas las lenguas en ninguna lengua, que cada uno pueda interpretar el disco en el idioma que quiera o le sea más cómodo. ¿Habéis hecho del minimalismo vuestra filosofía? No lo sé, quizás para el siguiente disco hagamos algo totalmente diferente. No nos gusta quedarnos estancados en un mismo sitio durante demasiado tiempo. Veremos dónde nos lleva la música. ¿Incluiríais vuestra música en alguna etiqueta concreta, como el post-rock o el new age? No creo que pertenezcamos a ningún género musical. Nunca diría que estamos dentro del post-rock, porque es un concepto que ni si quiera entiendo. Y no me gustan las bandas incluidas dentro del New Age. Así que no nos incluiría dentro de ningún estilo. ¿De alguna manera, Agaetis Byrjun fue para vosotros como un nuevo punto de partida, sobre todo internacionalmente hablando? Pues para nosotros es otro de nuestros trabajos. Todos nuestros álbumes tienen la misma importancia. Todos tienen un significado, nos aportan una serie de recuerdos importantes. Nos gustan mucho todos nuestros trabajos. De hecho, antes del Agaetis sólo teníamos Von, ya que el otro es un álbum solo de remixes. La verdad es que cuando lo grabamos, en ningún momento llegamos a pensar que se llegaría a editar fuera de Islandia. Pero se editó, y desde ese momento nuestra carrera cambió. Habéis grabado vuestro último trabajo en vuestros propios estudios de grabación. ¿Cómo ha sido la experiencia? Ha sido muy diferente a grabar en otros estudios, porque era como estar en casa, y eso hizo que la grabación fuera a la vez más complicada y más fácil. Más fácil, ya que no teníamos limitaciones de tiempo, no hay horarios que cumplir y no tienes que rendirle cuentas a nadie. Estábamos en casa, por lo que podíamos estar todo el tiempo que fuera necesario arreglando cosas. Pero este mismo tiempo ilimitado era también la dificultad, porque esta confianza en la disponibilidad total de tiempo te hace ser mucho más vago. Cuando estábamos cansados, podíamos ir al bar, y pasar allí un rato, estar con los amigos... El trabajo es mucho más relajado, pero se puede alargar mucho. Creo que es de remarcar vuestra opción de no cantar en inglés, en una época en la que todo el mundo lo hace. ¿Quizás lo hagáis algún día? Pues no lo sé, pero quizás lo hagamos. No nos gusta decir que no a nada. No sabemos lo que vamos a hacer en nuestro próximo álbum, quizás nos decantemos por el inglés. Lo que resulta realmente curioso es esa especie de idioma inventado, vonlenska, que utilizáis en vuestras canciones. ¿De donde lo sacasteis? No lo sacamos de ninguna parte, simplemente lo inventamos. Era una especie de broma que viene de nuestro primer álbum Von, eran derivaciones de esta palabra. Creo que no hay muchas bandas que hagan esto. Lo que nosotros cantamos no tiene ningún significado. Pensamos que la forma en que escribes las letras de las canciones, es la misma forma en la que se compone la melodía, una melodía vocal. ¿No os resulta extraño o divertido ver a la gente cantando en vuestros conciertos, o intentando traducir vuestras canciones? Al principio era bastante extraño, pero ahora nos parece fantástico. Esto demuestra que la música no tiene lenguaje. La gente puede disfrutar de la música sin necesidad de entender el significado de las palabras o sin saber sobre qué va la canción. En nuestro caso, lo que cantamos no tiene ningún significado traducible. ¿Tenéis algún tipo de relación con algunas otras bandas de Islandia? ¿Os gustaría poder trabajar con alguien en particular? Todavía no hemos colaborado con ninguna banda de nuestro país, pero seguro que lo haremos. En Islandia hay hora grandes artistas, y eso hay que aprovecharlo. ¿Tenéis algún tipo de música como referente para componer? Para componer sólo utilizamos la inspiración. Nos miramos los unos a los otros, e intentamos ayudarnos los unos a los otros. Y nos expresamos a través de la música. ¿Qué tipo de música os gusta escuchar en general? Escuchamos de todo. Depende mucho del momento. Actualmente me gusta mucho el nuevo disco de Coldplay, me parece un álbum fabuloso. ¿Y conoces algo de lo que se hace aquí en España? La verdad es que nada. Solamente Operación Triunfo, lo he estado viendo estos días. Eran unos chicos guapísimos, perfectos. Pero la música... no lo es tanto. Dentro de unas semanas estaréis aquí en Barcelona tocando en directo. ¿Cómo son vuestros directos? ¿Presentareis temas nuevos? Nos encanta tocar en directo. Y estamos deseando venir a España. Este verano teníamos que haber actuado en el Festival de Benicàssim, pero a última hora lo tuvimos que suspender. Seguramente tocaremos canciones nuevas, y quizás toquemos también canciones antiguas que nunca hemos tocado en directo. Tenemos muchas ganas de hacer algo diferente. Y este año, ¿os veremos en Benicàssim? Todavía no lo sé. Depende de los compromisos, ya veremos.