El grupo
Historia
La música
De la 'a' a la 'z'
Entrevistas

Sigur Rós

Sigur Rós GeorgJónsiOrriKjartan

Georg Hólm (bajo)

Georg Hólm

Nacido el 6 de abril de 1976, es el miembro más comunicativo del grupo, y por tanto suele ser el portavoz del grupo en las entrevistas. Tiene una hija pequeña; después de vivir una temporada en Inglaterra, él y su novia se trasladaron a Gerona, lugar que le gustó cuando pasaron por allí en una de sus giras. Ya estuvo fuera de Islandia anteriormente, para estudiar en una escuela de cine. Entre sus películas favoritas está Eraserhead (Cabeza borradora), de David Lynch, y su actor favorito es Vincent Price. 'Él decía que si alguien quiere hacer algo en serio tiene que saber reírse de sí mismo. Nosotros somos muy serios con nuestra música'.

Apoya la distribución de música por internet. Es más, suele bajarse música y piensa que si a la gente le gusta lo que escucha, irá después a comprarse el disco. Le encanta la informática y navegar por internet: que sepamos, es el único miembro del grupo que conoce esta página. Sin embargo su español no ha mejorado mucho; él se defiende diciendo que apenas tienen tiempo libre entre ensayos, conciertos y grabación.

Conocido entre sus amigos por Goggi, a Georg le llaman también 'Colmillo Blanco' por su supuesta habilidad para atrapar peces con los dientes. Todo parece venir de una anécdota en sus viajes por Islandia. Recientemente tuvo un nuevo hermano: 'mientras nacía estaba sonando nuestro disco. Fue realmente increíble', recuerda.

Georg comparte el carácter introvertido del resto del grupo, y se siente muy incómodo entre las multitudes: 'no me gusta, es como si desapareciera. Cuando estamos con mucha gente, simplemente cerramos la puerta y ponemos el cerrojo'.


Jón Þór Birgisson (voz, guitarra)

Jónsi

Jón Þór Birgisson, conocido en todas partes como Jónsi, es la voz, la guitarra y, en gran parte, el alma de Sigur Rós. Nacido el 23 de abril de 1975, es el mayor del grupo. Si canta en el grupo es sencillamente porque nadie más quería hacerlo. 'Cuando un concierto sale bien, es como si flotara por el escenario. Y al acabar se me pone una cara de felicidad tremenda'.

Jónsi piensa que todo lo que ha vivido le influye a la hora de aportar la intensidad emocional que desprende el sonido del grupo: su infancia feliz, su adolescencia solitaria, el ser gay, y también su particular forma de mirar el mundo (no puede ver con uno de sus ojos). 'Nací así, nunca he podido ver con los dos. Pero me gusta. Creo que si pudiera ver en estéreo, me volvería loco'.

Jónsi ha probado otras formas de expresión artística: hizo una estatua de un ángel con motivo de la salida de Ágætis Byrjun que se colocó en su tienda de discos favorita en Reykjavík. En 2003 buscó un experto en bonsais para que cuidara sus árboles del estudio mientras el grupo estaba fuera:'Es complicado mantenerlos vivos'.

Jónsi es muy introvertido. Hasta que tuvo 16 ó 17 años, la música era su única amiga; 'luego me enamoré... Por supuesto, de mi mejor amigo hetero. Siempre es la misma historia. Ahora estoy con un chico griego-americano que estudia diseño en Islandia. Me encanta la vida en pareja, es lo más. Desde que estoy con él casi nunca salgo de casa. Aunque cuando estamos de gira es duro, porque le veo menos de lo que quisiera. Al principio teníamos la excusa perfecta para no tenernos que separar, porque se encargaba de vender nuestras camisetas junto con la novia de Orri, que además diseña y fabrica las que están hechas a mano. Pero empezó el curso y mi novio tuvo que volverse a Islandia'.

El novio del que habla es Alex Somers, con el que Jónsi publicó el disco Riceboy Sleeps y que ejerce además labores de producción en Valtari.

Algunos de los cantantes que más le gustan son Leonard Cohen, Chet Baker, Billie Holiday y Django Reinhardt. 'Bueno, también me ha dado por bajarme de internet clásicos pop de los ochenta. Me tiene enganchadísimo una remezcla de I Would Die For You de Prince. Y eso que nunca me ha gustado Prince... Me divierto descargándome canciones malas. Bueno, digo malas pero quiero decir que son buenas. Con ellas me sale mi vena gay, igual que con la atracción que siento por los disfraces y el maquillaje. Aunque no tengo muchas oportunidades de dar rienda suelta a esas pasiones'. Actualmente sigue, como el resto de sus compañeros, a una de las bandas islandesas de moda, Trabant. Uno de sus grupos favoritos sigue siendo Iron Maiden, cuyo tema wrathchild fue el primero que aprendió a tocar con la guitarra cuando tenía 13 años. 'No me interesa la música actual. Nunca escucho música cuando estoy en casa. Ahora mismo sólo me interesan músicos de jazz antiguo'.

En 1995 el grupo que lideraba, Bee Spiders, fue premiado en un concurso de música experimental. También formó un grupo de rock grunge llamado Stoned, entre 1992 y 1993. 'No es cierto lo que dicen del rock'n'roll', se quejaba entonces. 'No tengo fans que me persigan. Hay un par de ellas detrás de los chicos, pero para mí, nada. Normalmente, lo único que quieren es que les firme algo. Otra cosa que nunca he entendido. ¿Para qué quieren tu autógrafo? Se ve que como yo nunca he tenido ídolos no me puedo hacer una idea. Por supuesto, respeto a muchísimos artistas, pero nunca he llegado al punto de perder la cabeza por nadie'.

Para ser el cantante del grupo, no cuida mucho su imagen: 'no la cuido nada. Ni soy un fashion victim... De hecho, soy un desastre con la ropa. Cuando era un adolescente me lo compraba todo en mercadillos del Ejército de salvación, y entonces sí me lo curraba un poco más y me pillaba ropa muy original. Ahora soy la persona más aburrida del mundo vistiendo; no arriesgo nada, es muy triste. Menos mal que a mi novio le gusto así'.

La familia de Jónsi ha instaurado la tradición navideña de hacer una fiesta de disfraces en Nochevieja: 'hace unos años me monté un disfraz estupendo, como de ángel. Llevaba dos alas gigantes en la espalda, que me hice yo mismo, mucho maquillaje en la cara e iba tocando un tambor. Y nos montanos un desfile por la calle, aprovechando que había un castillo de fuegos artificiales, que en Islandia son espectaculares. Me encanta la Navidad. Como en esta época del año mi país es tan oscuro, se agradece que haya tantas luces por las calles y tanta fiesta'.

Jónsi publicó un disco en solitario, "Go". Uno de los trailers de dicho trabajo está grabado precisamente en la noche de año nuevo, y pueden verse los fuegos artificiales de los que habla.


Orri Páll Dýrason (batería)

Orri

Orri fue el último en llegar al grupo; se incorporó después de que Ágúst, el anterior batería, abandonara la formación. El grupo quedó muy afectado por su partida, como recuerda Georg: 'De alguna manera se veía venir, pero aún así fue un golpe duro... Pero mira, ahora tenemos a Orri, y es un batería estupendo'.Orri cuenta cómo entró en contacto con el grupo: 'Yo estaba en una banda que compartía local de ensayo con Sigur Rós justo cuando Águst decició abandonar. Fue entonces cuando se acercaron a mí. Yo no sabía mucho de ellos por aquel entonces'.

A Orri le llaman 'animal' porque eso significa el nombre de su padre, Dýri. Nació el 4 de julio de 1977. Rara vez interviene en las entrevistas. De entre los lugares en que han tenido oportunidad de tocar, para Orri los mejores son Dublín, Colonia y San Francisco. Comparte con el resto del grupo su adoración por Leonard Cohen, y toca la batería en calcetines: una costumbre que arrastra desde que aprendió a tocar en su habitación, cuando era adolescente.

Tiene una hija pequeña, Vaka, que dio lugar a uno de los nombres provisionales de ( ). Ante la pregunta de si es feliz, contesta que sí. 'No podemos quejarnos: estamos haciendo lo que nos gusta'.


Kjartan Sveinsson (teclado, guitarra, flauta, voz)

Kjartan

Kjartan no estuvo en el comienzo de Sigur Rós (se incorporó después de Von) y tampoco estará en su final, ya que dejó el grupo en verano de 2012 tras la publicación de Valtari. Inicialmente llamó la atención su ausencia en la gira de 2012, pero fue en el momento de anunciar Kveikur cuando el grupo se presentó definitivamente como trío. Sobre la marcha de Kjartan sólo dijeron que "ha pasado la mitad de su vida en el grupo y piensa que es hora de hacer cosas diferentes".

Kjartan tuvo una vez un sueño en el que escuchaba 'música divina'; desde entonces ha estado intentando recrear ese sentimiento sobre los escenarios, a través de la música. Nació el 2 de enero de 1978. Cuando tenía 14 años bebía muchísimo, y durante los cuatro años siguientes se acercó mucho a la religión. Más tarde acabó pasándose a la música. Aunque nunca se sabe si podemos creernos lo que cuenta, ya que tiene cierta afición por jugar a despistar a los periodistas.

De joven escuchaba 'todo lo bueno de los ochenta: David Bowie, Prince... Tengo muchos hermanos y hermanas mayores y a ellos les gustaba'. Pero de música en directo, poco. 'A Islandia llegan pocos grupos porque es muy caro y se hace poco o ningún dinero. Pero recuerdo que de adolescente me quedé alucinado con un concierto en el que tocaron la Novena Sinfonía de Beethoven. Fue genial'.

En una ocasión le preguntaron a qué película le gustaría haber puesto música: su respuesta fue El cielo sobre Berlín, de Wim Wenders. 'Pero el director ya eligió bien en su momento'.

'Cuando tocamos, somos muy emocionales. Hay ocasiones en que siento una gran agresividad, y otras en que casi me pongo a llorar. Muchas veces no puedo hablar después de los conciertos'.

Kjartan era el único miembro del grupo que tiene formación musical; por eso era el encargado de realizar los arreglos de cuerda. Otra de sus habilidades: sabe construir violines. Curiosamente, una vez le preguntaron qué sería si no fuese músico: 'Sería carpintero o agricultor. De hecho, ya he sido ambas cosas'.