Volver

Valtari

EMI, 2012. CD, Vinilo.

Valtari

Listado de canciones

1 Ég anda (respiro) 6:15
2 Ekki Múkk (ni un suspiro) 7:45
3 Varúð (precaución) 6:37
4 Rembihnútur (nudo) 5:05
5 Dauðalogn (silencio de muerte) 6:37
6 Varðeldur (hoguera) 6:08
7 Valtari (apisonadora) 8:19
8 Fjögur píanó (cuatro pianos) 7:50

Comentarios

Valtari surge tras un largo periodo de inactividad por parte del grupo: tres de sus miembros se enfrentaban a sus nuevas responsabilidades como padres, mientras que Jónsi iniciaba su carrera en solitario. Se trata de un disco de gestación confusa, compleja y muy diluida en el tiempo, en el que participa por primera vez Alex Somers (pareja de Jónsi y compañero en su proyecto Riceboy Sleeps) en calidad de asistente de producción.

Dauðalogn y Varðeldur fueron las dos primeras canciones en grabarse, y su origen se remonta a la grabación de Takk...: el grupo se planteó editarlo como un doble álbum, teniendo la segunda parte un tono más calmado en el que encajarían estos temas. Cuenta Orri que al abordar lo que acabaría siendo Valtari "tuvimos la loca idea de hacer todo el disco con coros, ya que aparecían en ambas canciones". Fue sólo una de las confusas noticias que trascendían sobre el desarrollo del disco. Habla Georg: "la verdad es que no logro recordar porqué empezamos este disco, ya no sé lo que intentábamos hacer entonces. Lo que sí sé es que sesión tras sesión todo iba saliendo mal, perdimos el rumbo y estuvimos a punto de rendirnos... De hecho nos rendimos durante un tiempo. Pero entonces algo sucedió y empezó a tomar forma; ahora puedo decir honestamente que es el único disco de Sigur Rós que he escuchado en mi casa por placer después de terminarlo".

Para crear Valtari, el grupo rebuscó en su catálogo de descartes o canciones inacabadas. "Más que ensayar juntos, como solíamos hacer, en este caso hemos estado jugando con las ideas en el estudio delante del ordenador", afirma Kjartan. Amiina, el cuarteto de cuerda que colabora habitualmente con Sigur Rós, acudió un fin de semana a trabajar en el disco. Su aportación fue guiada por el grupo, que les iba indicando el resultado que pretendían obtener.

El disco se abre con Ég Anda, un tema que surge de pequeños fragmentos de canciones anteriores del grupo ralentizados por un programa informático. Entregaron este material en bruto a Alex Somers, que dio forma a lo que sería la base de la canción. De acuerdo con Orri, "Ég Anda no dio la impresión de estar lista hasta el último momento".

Ekki múkk surge de descartes de smáskífa, la cara B del sencillo de (). Cuenta Jónsi que "lo tocamos al revés usando uno de nuestros 'juguetes', y vimos que sonaba muy bien. Alex me pidió después que escribiera una letra y cantara, algo que inicialmente no pensaba hacer. Ahora es uno de mis temas favoritos del disco, transmite una sensación cálida, acogedora, tiene ese sonido crepitante tan característico de las grabaciones antiguas que tanto me gustan: te hace sentir muy bien".

El disco continúa con Varúð, tema pensado para formar parte de la banda sonora de una película pero que finalmente no pudo utilizarse por motivos económicos. A diferencia del resto del disco, no es Amiina quien colabora con el grupo sino una sección de cuerda de ocho personas. Georg añade: "sabíamos que queríamos un coro de niños, pero con voces algo inquietantes. En la escuela de mi hija mayor tienen un departamento de música muy activo, así que le pedí que reuniera a seis o siete compañeros y les trajimos al estudio. No había nada escrito: nosotros cantamos lo que queríamos y ellos lo hicieron a su manera. Al finalizar la sesión les pagamos con pizzas".

Rembihnútur sufrió una gran transformación desde su primera versión, tanto que parece haber quedado irreconocible. De acuerdo con Georg, este proceso es el resultado de "desconstruir nuestras canciones más pop extrayendo pequeños elementos, añadiendo otros, para reconstruirlas después de otra forma: yo no usaría el término ambient, más bien low-key, en clave baja". Rembihnútur fue finalmente la canción que requirió más trabajo de todo el disco.

La letra de Dauðalogn habla, explica Georg, de la sensación que surge "cuando subes a una montaña y no escuchas absolutamente ningún sonido, ni siquiera el viento: lo único que puedes oír es el latido de tu corazón. Estás ahí, delante de un paisaje inabarcable, y resulta que todo lo que está ocurriendo sucede dentro de tu cabeza".

En este tema y el siguiente, Varðeldur, participa el prestigioso coro londinense The Sixteen. Orri recuerda cómo "hicimos con ellos grabaciones de gran calidad, y muy caras, pero al final acabamos grabando el sonido con un dictáfono en el estudio de Jónsi y Alex, y esa es la versión que aparece en el disco...".

Para Georg Valtari "es una canción realmente extraña: sale de la nada, continúa rodando (de ahí el nombre), no sabes hacia dónde va pero sigue avanzando sin parar. Tiene una estructura muy difícil". Se trata de otra de las favoritas de Jónsi, al que el título le sugiere "una máquina enorme que te va aplastando y matando lentamente". Le gusta "lo sobrecogedor de su sonido: aun siendo una canción bastante bonita, es rara, es perturbadora".

Se cierra el trabajo con Fjögur Pianó, "la canción más inusual de todo el disco" según Georg: "intentamos algo que nunca habíamos hecho antes". El grupo había logrado un loop muy corto, que no era suficiente para dar forma a una canción, pero que tenía algo que les gustaba. Así que probaron un experimento: "cada uno de nosotros tenía que entrar a solas en el estudio y tocar en el piano lo que sentía al escuchar el loop en los auriculares, sin saber lo que habían tocado los demás". El resultado les gustó tanto que se limitaron a reorganizar ligeramente los fragmentos resultantes. "La canción está prácticamente como se grabó, sin apenas trabajo posterior".

Un disco tan peculiar como Valtari requería un tratamiento también original en la creación de sus vídeos: surgió así el Valtari mystery film experiment, una iniciativa por la que una docena de creadores recibió un modesto presupuesto para crear un vídeo para algún tema de Valtari con total libertad artística. El vídeo más comentado ha sido el de la directora isrealí Alma Har'el, con la presencia del conocido actor Shia LaBeouf. También se convocó un concurso para que cualquier aficionado pueda crear su propio vídeo.

Tanto la portada de Valtari como dos de los vídeos del proyecto (Ekki Múkk y Varúð) corren a cargo de una hermana de Jónsi, Inga Birgisdóttir.

Valtari es el primer disco de Sigur Rós que alcanza el top 10 de ventas en las listas del Reino Unido (concretamente la octava posición). Pero a pesar de ese aparente éxito, Georg advierte: "la gente tiene que tener paciencia con Valtari. Yo espero que sea de esos discos que necesitas escuchar cinco o seis veces antes de asimilar lo que estás escuchando. Y digo que lo espero porque para mí esos discos son siempre los mejores".

Críticas

Crítica de Joan S. Luna en Mondosonoro

Crítica de Borja Bas en El País

Crítica de Pere Francesch Rom en Muzikalia

Crítica de Rafa Cervera en Rolling Stone

Crítica de quietmansmiling en Jenesaispop