Volver

Crítica de ()

por Agustín Gómez Cascales en Shangay. Calificación: 4/5 (excelente)

Asegúrate de llevar a cabo todo un ritual para escuchar este disco, el tercero y más intenso de los islandeses. Como sabrás, ni el álbum ni las canciones tienen título. Ni aparecen créditos escritos. Ni utilizan un idioma reconocido. Todo en él es enigma, listo para que lo descifres y le des forma. Para sacarle el máximo partido, búscate un rato de recogimiento y devóralo con la máxima concentración y los sentidos bien alerta. Sólo así disfrutarás de esta vibrante sinfonía post-rock-electrónico-minimalista creada por unos enemigos de la obviedad.