Volver

Crítica de ()

por Ramón Marc en Suite. Calificación: 5/5

Yo hace unos seis meses que venía anunciando el regreso de la new age (estoy dispuesto a proporcionar contactos de mi círculo de amistades para que puedan comprobarlo) y ahora por fin mi teoría se confirma: este es un disco de new age ( o de neo-new age, si prefieren). Más conceptual que los del amigo Mike con su rollito tubular, los de Wakeman desde el centro de la tierra, los delirios épicos de Pink Floyd o los juegos de luces y sonido de Jarre. A esta teoría se une la ya confirmada de mi disquero: ¡el sinfónico volverá! ¿Volverá? ¡Si está aquí desde OK Computer! Y si el sinfónico ya había vuelto, esto, el segundo disco de los gélidos hermanos del aburrimiento, sólo puede ser su continuación lógica: o sea, new age. Pero sí, es un gran disco de momentos emotivos que te ponen la piel de gallina, de equilibrios entre la calma y la tormenta, de sensaciones a flor de piel que te sobrecogen. Sólo habrá que vigilar no terminar perdidos en algún capítulo de Las partículas elementales en su versión de 2010, atiborrados de flores de Bach y con la casa llena de gemas y pirámides energéticas. Y con estos pelos...